Consejos prácticos para lograr alcanzar un proceso de limpieza industrial óptimo

A la hora de desarrollar labores de limpieza y mantenimiento industrial de manera profesional hay que tener claros una serie de principios básicos que nos permitan obtener el resultado deseado, logrando alcanzar la máxima limpieza, seguridad y salud.

A continuación, ofrecemos una serie de pautas para lograrlo:

Personal Formado e implicado

En un ámbito como en el industrial, una formación adecuada de los trabajadores acerca de los riesgos que implican las malas prácticas en los procesos de limpieza y la desinfección de superficies industriales es fundamental.

De la misma manera, es importante desarrollar un planning de limpieza adecuado que nos permita optimizar tiempos y consumos.

Una solución para cada tipo de suciedad

El producto a utilizar variará en función de la superficie y del tipo de suciedad. Cada problema al que nos enfrentemos necesitará de una solución distinta adaptada al mismo. El proceso de limpieza de una superficie de una industria alimentaria diferirá en gran medida del proceso que se debe llevar a cabo en una industria química o textil.  Cada superficie necesita una solución distinta para garantizar la total limpieza y desinfección de las instalaciones, utensilios y superficies para evitar contaminaciones cruzadas que puedan desembocar en infecciones y nos permita garantizar tanto la salud como la seguridad de trabajadores y clientes

Política medioambiental adecuada

Se debe desarrollar una política medioambiental que nos permita actuar en 3 grandes frentes, utilizando productos químicos para la limpieza y desinfección que provoquen el menor impacto posible sobre el medio ambiente, la consecución de una reducción de los residuos generados y un, no menos importante, ahorro energético.

Auditorias periódicas

Establecer sistemas de control que nos permitan medir de forma periódica la eficacia de los distintos procesos desarrollados asi como la calidad de los mismos. Esto nos permitirá, no solo controlar la eficacia de los procesos, la calidad de los equipos de limpieza y su funcionamiento, sino también un mantenimiento adecuado de las instalaciones. De la misma manera, nos permitirá conocer cuales son nuestras principales deficiencias o puntos débiles para adoptar las medidas correctoras necesarias.

Mejora continua

Tal y como se menciona en el punto anterior, la automedición es fundamental para desarrollar un sistema de mejora continua que se pueda aplicar al proceso de limpieza y desinfección. Se debe mejorar día a día, invirtiendo en innovación e investigación para adaptarse  a las necesidades de las industrias y ofrecer siempre el mejor servicio.

Dar importancia a lo importante

Por último, se debe recalcar e incidir en la importancia de la seguridad de la limpieza y la desinfección de las industrias. El proceso de limpieza y desinfección debe considerarse una fase más del proceso productivo.